¿Castigo o refuerzo negativo?

El castigo ha sido tradicionalmente el método utilizado para educar a nuestras mascotas. Últimamente, con la llegada de la “educación en positivo”, estamos hablando de refuerzos positivos y refuerzos negativos, pero, ¿conocemos realmente la diferencia?

El refuerzo positivo , como muchos ya sabréis, es cuando premiamos una conducta que queremos que nuestra mascota repita. Darle una galleta cuando se sienta a la orden de “sit” o una simple caricia porque ha venido a nosotros cuando lo llamamos.

La confusión aparece cuando hablamos de refuerzo negativo. Aunque muchos piensan que es castigar al perro cuando lleva a cabo una conducta no deseada, un refuerzo negativo es mucho más que esto.

Refuerzo negativo en perros

Llamamos castigos asociar una acción negativa a una mala conducta con la intención de que no se repita. Gritar de malas maneras a nuestro perro o darle un azote por comerse nuestro bistec o cuando ha transformado nuestro jardín en un campo de golf.  Cierto es que el castigo es un tipo de refuerzo negativo, pero no el único.

Un refuerzo negativo es aquel estímulo que provocamos en nuestro perro para poder extinguir una conducta. Gritar el nombre de nuestra mascota con tono acusador para que no ladre es un refuerzo negativo, ya que queremos que deje de ladrar (extinguir la conducta) con un estímulo que en este caso es negativo para el perro, chillarle.

 

¿Cómo aplicar un refuerzo negativo sin que sea un castigo?

La técnica a aplicar dependerá de cada situación. Un caso práctico: un perro que no para de ladrar para que le hagamos caso. Nuestro refuerzo negativo sin castigo sencillamente será no dar respuesta a su provocación. Si conseguimos no hacerle ningún caso hasta que deje de ladrar habremos conseguido que no haga la conducta (extinción de la conducta) con un estímulo, en este caso ignorándolo.

A simple vista puede parecer que los estímulos negativos no basados en un castigo no funcionan. Lo cierto es que son más lentos pero consiguen un cambio en la conducta de nuestro animal mucho más duradero. También tenemos que advertir que el castigo mal ejecutado puede acarrear consecuencias negativas en nuestra mascota: dolor o miedo, cosa que no ocurre con el refuerzo sin castigo.

Os invitamos a probar, con paciencia, este método de educación…¡éxito lento pero asegurado!

 


468 ad

0 Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Educar a nuestro perro con señales de calma - Mascota blog - […] diferentes: con refuerzos positivos, utilizando el método con clicker, con collares represivos o refuerzo negativo. Hoy gracias a la …
  2. Tu perro y el puñetero síndrome de Walt Disney | Doblando tentáculos - […] acercarle el morro contra un pis, solo te hará perder parte de tu vínculo de confianza con él. El …

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Leer entrada anterior
Pelaje perros
Variedades en el pelaje del perro

Los perros presentas...

Cerrar