Displasia de cadera en perros

La displasia de cadera es un proceso que puede dificultar la movilidad de estos y a medio largo plazo dejarlos inválidos. Para poder evitarlo debemos hacer un diagnóstico precoz y tomar algunas medidas correctoras tanto clínicas como quirúrgicas.

La displasia de cadera en perros consiste en un mal desarrollo de la articulación de fémur con la cadera (coxofemoral). Es un trastorno hereditario muy común en razas de perros grandes y gigantes. La gravedad de la enfermedad no depende solo de la heredabilidad de esta, sino que son igualmente determinantes las influencias ambientales tales cómo  el exceso de actividad física durante el crecimiento, el sobrepeso, dietas hipercalóricas, efectos hormonales, etc. La presencia de la displasia de cadera obliga a eliminar de la cría a los perros que la presentan, pero al ser de difícil diagnóstico no siempre es posible detectarla antes de una camada.

Displasia cadera perros

 

¿Cómo la detectamos?

En los perros jóvenes podemos ver una disminución de la actividad física y dolor en la articulación que puede expresarse en forma de cojera de la extremidad posterior. Esto puede conllevar a atrofia de la musculatura pelviana.

En perros adultos son más evidentes las cojeras y la intolerancia al ejercicio. El dolor empeora con la actividad física y sobre todo después del ejercicio intenso. Se puede detectar una crepitación de la articulación de la cadera.

Displasia de cadera en perros grandes y gigantes

 

¿Qué tratamientos hay para la displasia en perros?

Podemos distinguir dos tipos de tratamientos:

Médico:

  1. Pérdida de peso en caso de sobrepeso, y tomar dietas bajas en grasa y proteínas suplementadas con condroprotectores.
  2. Limitar el ejercicio brusco como subir y bajar escaleras. Deben de hacerse ejercicios controlados.
  3. Tratar con antiinflamatorios o aplicar calor local. También es recomendable la hidroterapia.

Quirúrgico:

  1. En animales muy jóvenes (15 semanas de vida) puede cauterizarse la sínfisis pública.
  2. La pectinectomia, que es la resección del músculo pectíneo, reduce el dolor pero no mejora la articulación.
  3. Osteotomía triple de cadera. Se debe realizar en animales de 5 a 7 meses y tiene muy buenos resultados.
  4. Existen aún más cirugías que serían indicadas en casos más concretos.

Queda clara la importancia de un diagnóstico precoz  para cuidar la displasia de cadera en nuestros perros.

Foto: CowCopTim

 


468 ad

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Leer entrada anterior
Maltrato gatos quebrada peru
Las tradiciones, las mascotas y el caso de Perú

Las personas tenemos...

Cerrar