¿Mi perro puede tener demencia senil?

Los propietarios de perros viejos detectan muchas veces cambios de comportamiento en sus perros: falta de atención, desorientación, ladrido excesivo, no quieren pasear. Estos problemas van seguidos del comentario: se está haciendo viejo y pierde la cabezo. ¿Es eso cierto?

Con el envejecimiento de los perros cierto es que cambia su comportamiento pero no todo es debido a la perdida de sus capacidades cognitivas, pero es cierto también que con la mejora de la esperanza de vida de nuestros perros hemos descubierto que muchos acaban teniendo una enfermedad que llamamos disfunción cognitiva, la cual podemos describir como parecida a la demencia senil humana o al Alzheimer.
 

Demencia senil en perros

El ritmo de envejecimiento de un perro depende mucho de su tamaño, Un perro grande alcanza la madurez más lentamente que un perro pequeño, pero al contrario, envejecen más lentamente los perros pequeños que los grandes, con lo que podemos decir que un San Bernardo empieza a envejecer a los 6 años y un Chihuahua a los 8.

La mayoría de los problemas de conducta derivados del envejecimiento son por la pérdida de capacidades corporales: problemas articulares como artritis o artrosis que le impiden el movimiento, problemas cardíacos que le hacen menos resistente, disminución de la visión o el oído que pueden explicar la falta de atención o percepción del entorno.

De la misma manera que envejecen los diferentes órganos, lo mismo le pasa al cerebro. Aunque parezca una afirmación muy brusca, todos los perros más tarde o más temprano sufrirán la degeneración del sistema nervioso central que conlleva a los cambios de comportamiento seniles que llamamos disfunción cognitiva.

Los problemas de comportamiento causados por la disfunción cognitiva son principalmente:

  • Desorientación: no sabe dónde está o no encuentra su cama.
  • Ansiedad: aparecen brotes de ansiedad que antes no tenía.
  • Ladrar en exceso: aunque se puede relacionar con la sordera, también puede aparecer en estos casos.
  • Deambulación por la casa sin dirección ni objetivo aparente.

En caso de detectar algún síntoma parecido a los anteriores en tu perro viejo el veterinario puede instaurar un tratamiento, muchas veces solo dietético y comportamental, que puede retrasar la aparición de más síntomas.

 


468 ad

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Leer entrada anterior
gatos asilvestrados
¿Qué hacemos con los gatos asilvestrados?

Los gatos asilvestra...

Cerrar